Micromachismos, un machismo oculto

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Señora maestra, ¿cómo se forma el femenino?. -Partiendo del masculino, la «o» final se sustituye por una «a». -Señora maestra, ¿y el masculino cómo se forma? –El masculino no se forma, existe. Este diálogo, escrito por la escritora Victoria Sau, es una muestra evidente de ese tipo de machismo que no tiene una apariencia tan clara, y, por lo tanto, pasa desapercibido en nuestro día a día. Es un machismo considerado como menos ofensivo, el cual se suele denominar como «micromachismos».

En el post de hoy te contaremos qué son esos micromachismos. Sigue leyendo, este es un tema que nos repercute a tod@s, ¡adelante!

¿Qué son los micromachismos?

El machismo es un comportamiento que suele relacionarse con hechos evidentes y perceptibles como pueden ser la violencia machista, la brecha salarial o los roles de género. Sin embargo, el concepto machista abarca un abanico mucho más amplio de acciones que se presentan sutilmente bajo una apariencia inofensiva como el desprecio, el humor sexista o el chantaje emocional. Actitudes imperceptibles que incluso son socialmente aceptadas y que, según Amnistía internacional, tienen como base de una gran pirámide a los micromachismos.

Según el psicoterapeuta Luis Bonino y creador del término, los micromachismos son “una forma solapada de violencia de género que incluye estrategias, gestos, actos de la vida cotidiana que son sutiles, casi imperceptibles, pero que se perpetúan y transmiten de generación en generación”.

Tipos de micromachismos

En los últimos años se han producido avances gracias a la lucha feminista, pero desgraciadamente queda todavía mucho por hacer. El machismo está muy arraigado en la sociedad y los comportamientos micromachistas pasan desapercibidos hasta tal punto que son aceptados socialmente. Por ello, es vital saber identificar dichas actitudes sexistas para acabar con ellas. Según Bonino existen 4 tipos de micromachismos:

  • Micromachismos utilitarios. Se produce cuando se da por hecho que el cuidado del hogar y de los hijos es una obligación de la mujer. Lo podemos ver en acciones concretas cuando la figura masculina se sitúa como un mero ayudante en las tareas del hogar: «Te ayudo con la lavadora» «Te ayudo con los niños» «Ayuda a tu madre a poner la mesa» «¿Qué hay de comer?»
  • Micromachismos encubiertos. Son muy eficaces debido a su invisibilidad. Es un tipo de machismo emocional en el que el hombre intenta buscar el control sin que lo parezca a través de cuestionar la credibilidad y valía de la mujer: «Eres una histérica» «No me di cuenta» «Si no haces esto por mí es que no me quieres»
  • Micromachismos de crisis. Ocurre cuando la mujer tiene más autonomía o poder personal, por lo que tienen como objetivo volver a establecer la superioridad masculina que se ha perdido por razones sociales, económicas, laborales…. Por ejemplo, una mujer obtiene un nuevo puesto de trabajo de éxito y es cuestionada debido a que sus capacidades como madre se verán afectadas.
  • Micromachismos coercitivos. Aparecen cuando se usa el poder físico, económico o personal para doblegar a una mujer, limitar su libertad y pensamiento. El objetivo de este tipo de machismo es que la mujer pierda confianza en sí misma y asuma la forma de pensar el hombre. «Yo controlo el dinero» «Esa falda es muy corta» «¿Dónde vas así?

Ahora que sabes qué es un micromachismo y los tipos que hay, ¿los detectas en tu día a día? Tod@s hemos tenido comportamientos de esta índole a lo largo de nuestra vida, ya que es algo que está muy arraigado en nuestra sociedad. Ni siquiera somos conscientes de ello, pero tenemos que poner de nuestra parte en identificarlos para combatirlos.

¿Te ha parecido interesante el post? ¿Te has visto indentificad@? No olvides compartirlo, ¡la lucha continúa!

Post relacionados