La educación como el arma para combatir la pobreza

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La pobreza se puede definir como la falta o escasez de recursos necesarios para vivir. Y la educación como un proceso en el que las personas adquieren conocimientos esenciales para la vida. Esto nos llevar a pensar que la educación es una gran herramienta para combatir la pobreza, ¿no crees?

Educación, pobreza y exclusión social

El rendimiento escolar de los más pequeños está muy relacionado con el nivel de estudios que presentan sus familias. Según un informe del observatorio de la infancia, uno de cada dos niños, niñas y adolescentes en un hogar con nivel de estudios bajo se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social.

Esto se debe a la dificultad que presentan las familias para acometer todos aquellos gastos que derivan de la educación de sus hijos, ya que a pesar de que en nuestro país tenemos la suerte de tener una educación gratuita, hay diferentes costes que las familias tienen que asumir como el material escolar, el transporte, el apoyo educativo fuera de la escuela o al acceso a las nuevas tecnologías.

Así se crean desigualdades en la formación de los menores, algo que repercutirá en el futuro de los mismos, produciéndose de esta manera la denominada “transmisión intergeneracional de la pobreza”. Según un informe elaborado por Save the Children, Necesita mejorar, el 80% de los niños y adolescentes que son pobres lo serán de adultos.

Educación, educación y educación

Desde hace 20 años, nuestra asociación ayuda a combatir la situación de pobreza ayudando a las familias más vulnerables a través de la educación, la forma que considera más digna y efectiva. ¿Cómo lo hacemos posible? A través del programa Infancia, se pretende cubrir la falta de valores humanos y sociales que han podido sufrir los menores como consecuencia de su entorno.

En base a esto, el programa se divide en dos bloques: uno de refuerzo educativo con el que se intenta cubrir las necesidades educativas de los menores mediante la atención logopédica; y el otro a través de proyectos lúdicos- educativos con los que se forma a los menores en valores sociales a partir del juego con el fin de que no los consideren muna continuidad de la actividad escolar: talleres lúdicos- educativos, colonias urbanas y campamentos de verano. Este programa se puede llevar a cabo gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Utrera y el programa CaixaProinfancia, una iniciativa cuya finalidad es mejorar las oportunidades de la infancia que vive situaciones de vulnerabilidad.

Además, la asociación ha impulsado otros programas que ayudan a la formación y a la integración social y laboral de otros grupos vulnerables presentes en la sociedad como son los jóvenes y las mujeres. De esta forma, se pretende combatir la pobreza desde su raíz y dar un un nuevo enfoque al sector de la solidaridad.

Post relacionados